FOTO DE MIS SALSAS Y ALIÑOS

Aliños y vinagretas

Aquí tienes una buena variedad de aliños y salsas para que cada día le des un toque diferente a tus ensaladas. También podrás utilizarlos con patatas asadas, arroces, verduras a la plancha, pescados y carnes a la parrilla.

Puedes prepararlos en un bol y mezclarlos con un tenedor o verter los ingredientes en un tarro de cristal con tapa y agitar fuerte hasta que se emulsione bien. Lo dejo a tu elección.

Aliño de ajo y perejil

Tritura en el vaso de la batidora un diente de ajo, 30 g de hojas de perejil, una cucharadita de sal y un limón sin piel blanco y sin pepitas. Añade aceite de oliva al gusto y emulsiona bien. Si quieres la salsa más espesa ponle almendra molida y si la quieres picante ponle un trocito de guindilla fresca.

Aliño de hierbas y limón:

Sólo tienes que emulsionar 4 cucharadas de aceite de oliva, 1 manojo de perejil bien picado, 2 cucharadas de zumo de limón, 3 cucharadas de menta picada, ½ cucharada de orégano, un ajo muy picadín sal y pimienta.

Aliño de miel y balsámico:

Emulsiona 5 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de vinagre balsámico, una cucharadita de miel, sal y pimienta.

Aliño chino:

En un vaso de batidora, emulsiona durante unos 4 minutos y a velocidad media 60 ml de vinagre de arroz, 1 cucharada de aceite de girasol, 2 cucharadas de azúcar y una pizca de sal. Te tiene que quedar una salsita blanca. Déjala enfriar en la nevera una media hora.

Aliño francés:

Mezcla 1 cucharada de vinagre y una pizca de sal con una chalota muy picada y deja macerar unos minutos.

Luego le añades 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de miel, 1 cucharada de mostaza y hierbas provenzales al gusto. Emulsiona hasta obtener una salsa homogénea.

Aliño Italiano:

Lo primero que vas a hacer es un preparado seco, así que tienes que mezclar en un tarro 1 cucharada de ajo en polvo, 1 cucharada de cebolla en polvo, 1 cucharada de azúcar, 2 cucharadas de orégano seco, 1 cucharadita de pimienta negra, una pizca de tomillo, 1 cucharadita de albahaca seca, 1 cucharada de perejil seco, 2 cucharadas de sal y un pellizco de sal de apio (deja secar hojas de apio y mezcla al 50% con sal). Como todo está seco lo podrás guardar en un armario para otras ocasiones.

A continuación, en otro recipiente, emulsiona 2 cucharadas del preparado anterior, 50 g de aceite de oliva, 25 g de vinagre blanco y 2 cucharadas de agua.

Aliño mexicano:

Emulsiona 4 cucharadas de ketchup, un poco de tabasco, una cucharada de salsa de tomate, 3 cucharadas de zumo de lima y una pizca de sal. Añade unas hojas de cilantro muy picadas.

Aliño japonés:

Emulsiona 2 cucharadas de aceite de sésamo, 2 cucharadas de salsa de soja, 1 cucharada de vinagre de arroz ( si no tienes ponle zumo de limón) y media cucharadita de jengibre rallado.

Aliño César

En un bol bate 6 anchoas, la yema de un huevo duro, 1 diente de ajo, 1 cucharada de zumo de limón, 1 cucharada de salsa Perrins, 1 cucharadita de mostaza, 60 g de parmesano rallado, unas gotas de vinagre de Jerez y 5 cucharadas de aceite. Tiene que quedar una salsa homogénea, si queda demasiado espesa ponle dos cucharadas de agua.

Aliño Cobb

En un bol bate hasta que quede una pasta homogénea 1/4 de taza de agua, 1/4 de aceite de oliva, 3/4 de aceite de girasol, 1/4 de taza de vinagre, 1/2 cucharadita de azúcar, 1 cucharada de zumo de limón, 2 cucharadas de sal, 1/2 cucharadita de mostaza, 1 diente de ajo pequeño y una pizca de pimienta.

Salsa de curry:

Mezcla 4 cucharadas de queso fresco batido 0%, 2 cucharadas de mayonesa, 8 cucharadas de agua, 2 cucharaditas de curry en polvo y sal al gusto.

Salsa de yogur y menta:

Mezcla 1 yogur natural, con zumo de medio limón, medio ajo rallado, 6 hojas de menta machacadas y un chorrín de aceite de oliva.

Vinagreta básica:

En un bol mezcla una cucharadita de sal con la pimienta y una parte de vinagre. Disuelve bien la sal y emulsiona con 3 partes de aceite.

Vinagreta de frutos rojos:

Emulsiona 1 parte de mermelada de frutos rojos con 1 parte de vinagre balsámico, 1 cucharadita de sal y un chorrín de aceite de oliva.

Puedes cambiar la mermelada de frutos rojos por otro sabor (fresa, arándanos, frambuesa…) y está buenísima también.

Vinagreta de miel y mostaza:

Emulsiona ½ cucharada de miel, 1 cucharada de mostaza, 2 cucharadas de vinagre balsámico y un chorrín de aceite de oliva.

Vinagreta de tomate:

Emulsiona 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre de módena, 2 cucharadas de mermelada de tomate y una pizca de sal.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.